EL BAÑO DEL RECIÉN NACIDO

Aprende cómo preparar y realizar la higiene de tu bebé en los primeros días de vida.

El baño es un momento de gran alegría para el bebé. Además de divertido, lo hace regresar al ambiente intrauterino, hídrico, cálido y tranquilo. Tu bebé puede bañarse todos los días. Sin embargo, los pediatras recomiendan sólo dos o tres baños a la semana, siempre que asegures la limpieza diaria de su cara, cuello, manos y culito.

¿Cuál es el momento ideal del baño?

El momento ideal del baño debe ser determinado por ti y por tu bebé. En el caso de que notes que el bebé se queda relajado después el baño, podrás bañarlo por la noche. Si por el contrario el bebé se queda muy agitado, es más prudente darle el baño por la mañana. La recomendación de los pediatras que se debe seguir es, independientemente de elegir dar el baño por la mañana o por la noche, hacerlo siempre antes de cualquier comida. Nunca bañes a tu hijo después de una comida.

Prepara todo con antelación

Organízate y asegúrate de que tienes todo lo que necesitas para el baño de tu bebé:

• Toalla de baño y toalla para secar el pelo;

• Esponja suave;

• Bañera;

• Termómetro de baño;

• Gel de baño o dermolavante;

• Bolas de algodón o compresas (para los bebés con cordón umbilical, debes tener alcohol de 70% u otro producto recomendado por el médico);

• Crema hidratante para el cuerpo y para la cara, o aceite para bebés.

Uso de la bañera

Los bebés sólo pueden bañarse en una bañera de adulto a partir de los seis meses de edad, por lo que debes adquirir una bañera adecuada para esta edad. Es útil que la bañera tenga una base rugosa, para evitar que el bebé se resbale. Coloca la bañera sobre una mesa o en el suelo sobre una toalla, asegurándote de no quitar los ojos de encima del bebé, ni por un instante.

Baño paso a paso

• Antes de meter el bebé en la bañera, pon la toalla de baño en la mesa cambiadora de pañales, túmbalo y desnúdalo, dejando solo el pañal.

• Envuélvele en una toalla, apóyale en tu cuello mientras limpias sus ojos y cara con algodón mojado en agua tibia, previamente hervida. Quítale el pañal.

• Ponlo en la bañera, apoyando su cabeza y cuello con tu brazo. La mano debe sostener su hombro más alejado.

• El agua del baño debe estar tibia, no caliente (utiliza un termómetro de baño para verificarlo) y también puedes calentar la habitación.

• Para lavar la cabeza del bebé (en las primeras semanas puedes aplicar el mismo líquido que usas para el cuerpo), inclínala hacia atrás y aplica una cantidad mínima del producto. Frota suavemente hasta espumar (puedes usar la mano o una esponja suave) y aclara, asegurándote de que no caiga producto en su cara. Seca la cabeza con una toalla, con movimientos circulares suaves.

• Mientras lo bañas, juega con él y sonríele, de manera que le trasmitas tranquilidad y permitir que él disfrute el momento.

• Sácalo de la bañera, cogiéndole cuidadosamente por las axilas y sécale con movimientos suaves y cariñosos.

Cuidados con el cordón umbilical

El día en que se desprende el cordón umbilical puede variar, pero normalmente ocurre entre el 5º y el 10º día de vida. En ese momento, puede sangrar un poco y el ombligo todavía no se queda con su aspecto definitivo.

Los cuidados más importantes con el cordón umbilical se basan en lavarlo desde el primer día, aplicar alcohol al 70%, dejarlo secar al aire y precaver la infección.


..................................................................................................................................