LLEGADO EL MOMENTO DEL PARTO

Aprende a identificar los cambios que ocurren en tu cuerpo cuando empieza el trabajo de parto.


Profesionales de la salud materna señalan dos momentos clave para determinar la hora que la madre debe ir a la maternidad: las contracciones regulares e intensas y/u rotura de la bolsa de aguas. Ambas señales ocurren al azar, por separado o en combinación.


Contracciones regulares e intensas

La presencia de contracciones regulares e intensas es uno de los signos que marca el inicio del trabajo de parto. Cuando las contracciones se producen al menos cada cinco minutos a lo largo de una hora, es el momento de acudir al hospital. La intensa y dolorosa contracción va creciendo, alcanza su punto máximo y luego desaparece. El dolor puede ser intenso hasta el punto de tener dificultar para respirar. Por tanto, es recomendable recurrir a ejercicios de respiración para mantenerse tranquila, de manera que puedas ahorrar energía y asegurar la oxigenación del bebé. Los especialistas recomiendan que la madre descanse en los intervalos de las contracciones.


Rotura de la bolsa de aguas

Hay otro signo de parto que puede suceder de manera espontánea - la rotura de la bolsa de aguas -.
Generalmente, la rotura de las membranas ocurre con la salida del líquido amniótico de color transparente. Frente a esta señal, la madre debe acudir al hospital, después de bañarse y alimentarse convenientemente.
Cuando el líquido amniótico tenga color amarillo o verdoso, debe acudir con urgencia a la maternidad.


Es el momento de ir al hospital

Por lo general, la llegada del momento del parto es vivida con mucha intensidad. Se recomienda mantener la tranquilidad y seguridad.


..................................................................................................................................