UN VERANO PROTEGIDO

¿POR QUÉ UNA PROTECCIÓN ESPECÍFICA PARA LOS NIÑOS?

Porque su piel es inmadura
- Es más fina y no tiene aún la estructura acabada, lo que acarrea su sensibilidad.
- Su función de barrera protectora es deficiente.
- La piel está mal defendida frente a las agresiones exteriores (UV), debido a un sistema inmune inmaduro.
- El sistema de pigmentación, dedicado a proteger la piel, aún está poco desarrollado.
- Finalmente, la transpiración poco abundante vuelve el niño más sensible a las diferencias de temperatura, a las quemaduras solares y a la deshidratación.

• Porque está mucho más expuesta

En el campo o en la playa, de paseo o jugando en el jardín, tu hijo está, de promedio, 2 a 3 veces más expuesto al sol que un adulto, a lo largo del año. Por eso, necesita una protección máxima, fácil de aplicar, resistente al agua y a la transpiración.

• Porque la piel tiene una memoria

Es durante la infancia que la piel registra todos los daños a que es sometida.

ESOS SON CUMULATIVOS Y DEFINITIVOS:

- Las agresiones solares durante la infancia degradan irreversiblemente el sistema de defensa cutáneo: la piel acumula los radicales libres tóxicos, su capacidad de reparación disminuye y los daños celulares son definitivos.
- Una piel debilitada por golpes de sol, especialmente antes de los 10 años, queda vulnerable para siempre.
- La exposición solar propicia el aumento del número de lunares/manchas en el cuerpo, lo que multiplica el riesgo de, más tarde, desarrollar un melanoma (cáncer de piel).


..................................................................................................................................