LA PRIMERA COMIDA DE TU BEBÉ – CONSEJOS PRÁCTICOS (1ª FASE)

Entre el 4º y el 6º mes, el pediatra o médico de tu bebé, te dará indicación para empezar la diversificación alimentaria. Cada pediatra/médico tiene su opinión, y algunos suelen indicar que se debe comenzar con la papilla, mientras que otros recomiendan el puré de fruta o la sopa.

Nuestro consejo es que sigas la recomendación del pediatra/médico de tu bebé, y consultes nuestras informaciones de cómo hacerlo. Para ello, proponemos que entiendas la diversificación alimentaria desde el punto de vista del bebé: hasta esta fase tu bebé se ha alimentado de la mama o biberón, desconociendo por eso este nuevo alimento, así como la manera de ingerirlo – por medio de una cuchara –. Es por eso que tu hijo te mira con curiosidad al verte acercarse con un plato. El primer impulso del bebé es meter la mano en el plato y luego llevarla a la boca – deja que lo haga, pues es su manera de probar el alimento. Si él repite el movimiento de meter la mano en el plato y llevarla a la boca, eso quiere decir que el alimento que has escogido, ha pasado la prueba inicial – ¡al tu bebé le ha gustado ese nuevo sabor! Con tiempo y paciencia, vete enseñando a tu bebé la novedad de tener que alimentarse con cuchara.

Una vez que tu bebé siempre se ha alimentado con leche, no es de extrañar que para algunos, después de 2 ó 3 cucharas de este nuevo tipo de alimento, prefieren la leche para terminar la comida. Con el tiempo tu bebé aprende que este nuevo alimento es la comida misma. Por eso, ten siempre la leche lista y cocina pequeñas cantidades de este nuevo alimento (para facilitar, puedes cocinar cantidades mayores y conservarlas en la nevera).

Recuerda que estás introduciendo algo completamente nuevo, por lo que es normal que él lo rechace en un primer intento; sin embargo, sé paciente y vuelve a intentar (repite 3-4 veces). Acuérdate de hacerlo con tranquilidad y sin demostrar ansiedad – los bebés presienten y reaccionan a tu comportamiento.

Algunos bebés se ponen muy ansiosos e irritables cuando sienten hambre y tienen alguna dificultad en aceptar que de pronto no hay leche, sino una papilla/sopa/ puré de fruta – lo que no sólo significa algo distinto, sino que tienen que hacer un movimiento con la boca totalmente nuevo –; y ese hecho puede aumentar su ansiedad y frustración. Para esos bebés, la primera comida puede ser una mala experiencia. Si crees que tu bebé es así, recomendamos otro enfoque para su primera comida: da a tu bebé la mitad de la cantidad habitual de leche para satisfacerle un poco el apetito. Ahora que tu bebé está más tranquilo, introduce el nuevo alimento.

перевозки днепропетровскwww.europosud.uacustom writing

..................................................................................................................................