ENFERMEDADES FRECUENTES DEL OTOÑO Y CÓMO TRATARLAS CON HOMEOPATÍA

El otoño, para algunos considerado como “la primavera del invierno” trae consigo cambios de temperaturas brucos e intermitentes, hasta que por fin llega el invierno. Estas ideas y venidas climáticas, junto a otros factores, favorecen el contagio o padecimiento de diferentes enfermedades o trastornos durante esta época del año.

¿Cuáles son las afecciones más comunes en otoño? Para responder a esa pregunta, como cada mes, hemos acudido a nuestra web médica de referencia sobre homeopatía en internet www.hablandodehomeopatia.com . A continuación extractamos algunos fragmentos del último post del pediatra Jorge Manresa donde aborda esta cuestión:

1. “RINOFARINGITIS. LARINGITIS. TRAQUEITIS

Ya hemos comentado la mayor facilidad existente en otoño-invierno para contraer procesos víricos catarrales, de rinofaringitis o gripales. En general se trata de cuadros leves, pero en otras ocasiones afectan a las vías respiratorias bajas siendo el proceso más prolongado y predominando una tos más intensa.

Las variaciones climáticas otoñales en el mismo día, frecuentes en esta época, favorecen la enfermedad en zonas concretas del árbol respiratorio como la laringe y la tráquea, afectando tanto a adultos como a niños.

En los procesos catarrales, los fármacos convencionales -meramente sintomáticos- no suelen estar a la altura de las expectativas del enfermo en más ocasiones de las deseables. Los pacientes, con frecuencia, confunden los efectos de analgésicos, antiinflamatorios, antitérmicos, antitusígenos y mucolíticos para tratar estos procesos, guiándose muchas veces por el nombre comercial siendo frecuente la automedicación. Además, y pese a que son reconocidos como muy poco eficaces para estos procesos, se prescriben con demasiada frecuencia. Por último, los descongestivos, no están exentos de efectos secundarios como somnolencia o excitación.

Podemos tratar con homeopatía tanto los episodios agudos como la tendencia a repetirse.

La tos laringo-traqueal es de mal abordaje con medicamentos convencionales dado que los jarabes antitusígenos no suelen ser útiles, teniendo que recurrir a corticoides y broncodilatadores lo que excede bastante la importancia de la enfermedad no estando estos exentos de efectos secundarios.

HEPAR SULFUR, TUBERCULINUM, PHOSPHORUS o MANGANUM resultan muy eficaces tanto de manera curativa  como para plantear una prevención.

2. GASTROENTERITIS VÍRICAS

Las entradas a colegios y guarderías y, en mucha menor frecuencia en la enseñanza secundaria, es el punto de partida para una fácil propagación de los numerosos virus digestivos (Rotavirus) que afectan a la infancia.

Las manos, utensilios escolares, y el contacto más íntimo de los individuos propio de la infancia favorecen el contagio entre ellos, asistiendo en ocasiones a auténticos brotes de gastroenteritis.

En la actualidad, el tratamiento de la gastroenteritis se limita a dieta astringente y probióticos, pero en ocasiones los síntomas se prolongan y son muy molestos para el enfermo: dolor, diarrea, nauseas… ALOE COMPOSE administrado con la frecuencia que los síntomas nos indiquen es una buena opción para mitigarlos y hacer desaparecer las molestias de estos cuadros digestivos.

3. PICADURAS DE MOSQUITOS

En las zonas en las que el frio invernal tarda en aparecer y se mantienen temperaturas cálidas al principio del otoño, como ocurre en la mitad sur de España, la aparición de las primeras lluvias favorece la presencia del mosquito tigre cuya picadura produces fuertes reacciones en la piel e incluso, como ha ocurrido en la Comunidad Murcia, varios casos de Dengue, enfermedad tropical de la que hacía más de 50 años que no había ningún caso autóctono en nuestro país.

¿Por qué  no prevenir entonces la picadura de mosquitos con LEDUM PALUSTRE?

A cualquier edad, eficaz y seguro.

4. ALERGIAS: RINITIS / DERMATITIS /ASMA /ALERGIAS ALIMENTARIAS

En el caso de los niños, la vuelta al cole, la alimentación en comedores escolares, asistencia a cumpleaños infantiles o compartir comida con los compañeros, son situaciones de potencial exposición a alérgenos.

De manera general la llegada del otoño trae consigo una bajada de temperaturas y, por tanto, un mayor uso de la calefacción en los hogares. La menor ventilación, junto con el aumento de la humedad ambiental, crea la combinación perfecta para la proliferación de los ácaros del polvo y hongos. También la aparición de enfermedades virales en esta estación activa los efectos de las alergias y hacen que los síntomas aparezcan o sean peores.

La convivencia en el domicilio más tiempo con las mascotas actúa también como favorecedor de la aparición de las alergias.

Ya hemos hecho referencia ampliamente en otros post a medicamentos homeopáticos para cada tipo de lesión atópica como ARSENICUM IODATUMGRAPHITES o ANTIMONIUM CRUDUM, que obtienen buenos resultados.

Merece una atención especial la prevención de los brotes atópicos, que podemos modular con medicamentos como SULFUR, SULFUR IODATUMARSENICUM ALBUM, SEPIA etcétera.

Por lo que respecta a las alergias respiratorias hemos dedicado varios post a poner en valor la utilidad de medicamentos homeopáticos como ALLIUM CEPA, EUPHRASIA o SABADILLA para las rinitis o IPECA, ANTIMONIUMTARTARICUM o BLATTA ORIENTALIS para los problemas asmáticos

Iniciar la prevención invernal

El inicio del otoño es el mejor momento para plantear la prevención de las enfermedades propias del invierno tanto en niños como en personas de edad o con patologías crónicas o de repetición.

En el niño con tendencia a enfermar en invierno, podemos potenciar su capacidad defensiva de manera general con medicamentos como OSCILLOCOCCINUM®, THYMULINE o ECHINACEA.

Si el niño tiende a repetir la misma enfermedad, por ejemplo, amigdalitis, otitis, laringitis o bronquitis podremos con medicamentos homeopáticos plantear una prevención específica e individualizada para la enfermedad en concreto. Tal es el caso de AVIAIRE, SULFUR IODATUM, LYCOPODIUM, NATRUM MURIATICUM o CALCAREA CARBÓNICA como algunas de las posibilidades.

En el enfermo con problemas pulmonares crónicos podremos reducir o evitar las sobreinfecciones, las cuales producen un deterioro del pulmón y provocan que el enfermo tenga que tomar medicación adicional con excesiva frecuencia. No se trata solo de prevenir la gripe vacunándose, hay otras posibilidades que sumadas producen una mayor cobertura inmunológica.

El otoño es por tanto un buen momento para conocer los medicamentos homeopáticos y comprobar su utilidad preventiva y curativa que va más allá del mero tratamiento sintomático siendo un importante instrumento al servicio del médico para evitar la recaída de las enfermedades  y complementar el tratamiento en aquellas que sean crónicas.”

Como siempre esperamos que esta información os haya resultado de interés y utilidad. Y sobre todo que os ayude a prevenir en la medida de lo posible estas enfermedades y/o que si éstas os visitan, sepáis que existen medicamentos homeopáticos para cada una de ellas. Aunque os aconsejamos siempre acudir a un médico o farmacéutico para que os indique el mejor tratamiento para vuestro caso.


..................................................................................................................................