¿EL MOLUSCO CONTAGIOSO DE MI HIJO LO PUEDO TRATAR CON HOMEOPATÍA?

¿El molusco contagioso de mi hijo lo puedo tratar con homeopatía?

Hoy hablaremos sobre una enfermedad cutánea de nombre curioso y que muchos padres con hijos pequeños quizás no conocen: el MOLUSCO CONTAGIOSO. Para ello, hemos seleccionado como fuente, un post del Dr. Jorge Manresa, pediatra especialista en homeopatía, donde aborda de este tema. En su artículo, el Doctor, responde a preguntas tales como: qué es el molusco contagioso, cómo se contagia, qué hacer para prevenirlo, posibles complicaciones y explica diferentes vías de tratamiento: la convencional y con medicamentos homeopáticos:

“El molusco contagioso es una enfermedad infecciosa producido por un virus perteneciente a la familia de los poxvirus (Molluscipoxvirus), dentro de la cual se encuentra el virus que producía la ya por fortuna erradicada viruela y que produjo en el pasado mortandades importantes.  Si bien esta familia de virus produce también enfermedades en animales, el molusco contagioso solo se presenta en personas

Pero, en qué consiste el molusco contagioso

Como he comentado se trata de una infección vírica cutánea. La infección de la piel comienza como una pápula o protuberancia pequeña e indolora que puede crecer hasta convertirse en un nódulo de color carne y apariencia perlada.  La pápula frecuentemente presenta un hoyuelo en el centro lo que le da un aspecto umbilicado y tienen un ancho aproximado de 2 a 5 milímetros y por lo general, no hay inflamación ni enrojecimiento a menos que se rasquen o manipulen las lesiones.

El rascado u otros tipos de irritación hacen que el virus, y por tanto las lesiones, pueda propagarse.

Se trata de una infección común en niños y ocurre cuando un niño entra en contacto directo con una lesión cutánea o un objeto que tiene el virus en él. Esta enfermedad afecta principalmente a los niños menores de 10 años, adultos sexualmente activos y a pacientes con defensas muy bajas donde puede resultar especialmente severa.

En la mayoría de los casos, la infección se observa en la cara, el cuello, las axilas, los brazos, los glúteos y las manos aunque puede presentarse en cualquier parte del cuerpo. Rara vez se identifican en las palmas y en las plantas de los pies o en las mucosas.

En los adultos, las lesiones se observan con frecuencia en los genitales ya que se pueden diseminar por contacto sexual, el abdomen y la cara interna del muslo. En la zona genital pueden ser confundidas con las causadas por el virus del herpes simple o verrugas genitales pero a diferencia del herpes, no duelen.

Por lo general el diagnóstico asienta fundamentalmente sobre la clínica, en el aspecto de las lesiones.

En las personas con un sistema inmunitario normal suelen curarse espontánea mente entre unos meses y varios años. Sin embargo, las lesiones pueden propagarse antes de desaparecer y el prurito puede llegar a ser un problema significativo, en especial en los niños con dermatitis atópica (en más del 25%).Con el tiempo desaparecen sin dejar cicatrices, a menos que haya habido un rascado excesivo que puede dejar marcas.

Los medicamentos homeopáticos, que son seguros, evitan las recaídas, no provocan molestias ni rechazo en el niño y podemos utilizarlos a cualquier edad

Como se contagia

La infección se puede adquirir de muchas maneras diferentes. A través del contacto con objetos contaminados, tales como toallas, ropas o juguetes.

El virus también se propaga por contacto sexual. Las primeras lesiones en los genitales se pueden tomar erróneamente como herpes o verrugas. Pero, a diferencia del herpes, estas lesiones son indoloras.

Como podemos prevenirlo

El Molusco contagioso se contagia por contacto directo e indirecto. Conviene evitar el contacto directo con lesiones de piel de personas que tengan molusco contagioso. Si usted o su hijo lo padecen, no comparta toallas u otros artículos personales, como navajas de afeitar o maquillaje con otras personas.

Los preservativos femeninos y masculinos no pueden garantizar que no se contraiga el molusco contagioso de una pareja, ya que el virus puede estar en zonas no cubiertas por el preservativo. De hecho va en aumento la incidencia de molusco contagioso como enfermedad de transmisión sexual en adultos jóvenes. Los condones se deben utilizar cada vez que se desconozca el estado de salud de un compañero sexual, ya que reducen las probabilidades de adquirir o propagar el molusco contagioso y otras enfermedades de transmisión sexual.

¿Puede haber complicaciones?

Fundamentalmente de dos tipos:

Persistencia, diseminación o recurrencia de las lesiones Infecciones bacterianas secundarias de la piel, algo poco frecuente

A pesar de su evolución espontánea hacia la curación, circunstancias como el prurito, cuestiones estéticas o la presión de los maestros en las escuelas o guarderías para evitar el contagio a otros niños, hace que los padres nos requieran con frecuencia algún tipo de tratamiento.

TRATAMIENTO CONVENCIONAL

La elección del tratamiento va a depender de varios factores, en especial de la edad del paciente (y su predisposición a colaborar), el número de lesiones (no es lo mismo tener 3 lesiones que 50), y la localización de las lesiones (en cara o genitales el tratamiento puede ser más complicado).

Las lesiones individuales se pueden extirpar con cirugía menor mediante el raspado con un instrumento quirúrgico poco molesto o a través de electrocirugía, también por congelación con nitrógeno líquido o con láser. En general en estas actuaciones se aconseja la aplicación previa de una crema anestésica.

Se pueden también realizar tratamientos tópicos a base de ácido salicílico, hidróxido de potasio, cantaridina y otros que pueden producir escozor y no deben contactar  con ojos o mucosas.

En la práctica se intenta de primera intención con un tratamiento químico, para posteriormente recurrir al raspado si no se consigue controlar las lesiones o se extienden.

Recientemente han aparecido productos más naturales a base de aceites esenciales y con resultados muy esperanzadores.

TRATAMIENTO HOMEOPÁTICO

Dentro de las distintas opciones de primera intención del tratamiento del molusco contagioso, no debemos dejar de hacer referencia a los medicamentos homeopáticos, que son seguros, evitan las recaídas, no provocan molestias ni rechazo en el niño y podemos utilizarlos a cualquier edad.

En mi experiencia personal es un buen tratamiento que el niño acepta y tolera perfectamente y que es eficaz. Nos evita tener que actuar sobre cada una de las lesiones y deja al margen la posibilidad de efectos adversos del tratamiento convencional.

Con medicamentos como DULCAMARA, THUYA, CINNABARIS o MEDORRHINUM pueden hacerse desaparecer las lesiones cutáneas en un plazo de tiempo que va desde una semana hasta 2-3 meses dependiendo de la extensión.

Yo hace mucho tiempo que tengo clara mi opción terapéutica como pediatra en estos casos.”

Fuente: http://www.hablandodehomeopatia.com/puedo-tratar-molusco-contagioso-hijo-homeopatia/

 

 


..................................................................................................................................