¿PUEDO HACER DEPORTE DURANTE EL EMBARAZO?

Ésta es una de las primeras preguntas que suelen hacerse las     embarazadas al saber de su nuevo estado vital: ¿hasta qué         mes  del embarazado puedo hacer deporte? ¿Cuáles están   indicados y cuáles contra indicados? Si decido practicar   deporte,  ¿debo seguir algún tipo de consejos útiles?

Sobre todo ello nos gustaría hablaros hoy en este post. Con este fin, hemos seleccionado el artículo de “Maternidad y Conciencia” donde repasa estos temas. A continuación reproducimos un extracto del contenido original que podréis encontrar en: http://maternidadyconciencia.blogspot.com.es/2015/11/deporte-en-el-embarazo.html#!/2015/11/deporte-en-el-embarazo.html

“Aunque siempre decidimos que el embarazo es fisiológico, lo cierto es que el embarazo es físicamente estresante para el cuerpo, éste tiene que hacer un esfuerzo importante por ayudar a formar, crecer y alimentar al bebé.

Realizar ejercicio físico durante el embarazo tiene múltiples beneficios, son sobretodo importante:

Fortalece la musculatura, para adaptarse a las diferentes etapas del embarazo y las prepara para el momento del parto. Mejora el trabajo de parto, no solo porque mejora la agilidad, sino también la circulación, la oxigenación de los tejidos… Mejora la recuperación física en el posparto. Mejora síntomas del embarazo producidos por la compresión, como son los edemas, las varices, el estreñimiento.

En esto como en casi todo, TODO el mundo opina, yo también, pero son sólo eso, recomendaciones.

¿Cuándo podemos comenzar?

Pues si ya hacíamos deporte lo ideal es continuar con el mismo bajando la intensidad, si éste no está desaconsejado  y  si no tenemos ninguna contraindicación. Ahora bien si no hacíamos deporte, yo recomiendo esperar el primer trimestre, que es cuando hay más cansancio, tampoco hace falta salir corriendo e ir adaptándose poco a poco. Si nos ponemos metas no realistas, seguramente lo dejaremos antes de empezar. En este caso también es importante elegir un deporte que nos guste sea fácil de incorporar en nuestra rutina. Suele ir muy bien si lo hacemos acompañadas, bien de otras embarazadas con las que compartir o bien con amigos.

Están desaconsejados:

En general todos los deportes que tengan riesgo de caída o golpe en la zona pélvica, entre ellos: Bicicleta, futbol, baloncesto etc. Buceo

Los mejores deportes para realizar:

Andar: caminar a paso rápido alrededor de 30 – 60 minutos, al menos 4 días / semanas. Bien tolerado puede realizarse en cualquier momento  hasta el final del embarazo. Nadar: siempre conocido como uno de los deportes más completos, fortalece la musculatura, ayuda a trabajar la zona pélvica. Se puede realizar si no hay contraindicaciones hasta más o menos la semana 36, a partir de ese momento, si bien sí se puede entrar en la piscina a refrescarse en verano, no es recomendable mantenerse dentro durante un largo periodo de tiempo, si rompemos la bolsa, no nos enteraremos. http://maternidadyconciencia.blogspot.com.es/2016/01/natacion-en-el-embarazo.html Yoga: es de verdad un ejercicio bien completo, se realizan estiramientos, asanas o posturas de fortalecimiento, respiración y relajación. Puede realizarse hasta el día anterior al parto, es muy bien tolerado por mujeres que no realizaban ningún tipo de ejercicio anterior al embarazo.

Recomendaciones útiles

Empezar poco a poco Realizar estiramientos al principio y al final Incorporarlo en nuestra rutina de tal manera que nos resulte fácil acudir o completar nuestra actividad. No desanimarnos si en ocasiones estamos más cansadas, son nueves meses y en ese tiempo habrá de todo días buenos y días malos, si lo dejamos en los días malos, cada día estamos más gordas, menos agiles y con menos ganas.

Puede ser que a lo largo de nuestra actividad, como de los nueve meses podamos tener complicaciones como:

Contracturas, por las malas posturas, agarrotamiento, etc. Luxaciones, bien por el ejercicio o/ y por la hiper laxitud propia del embarazo. Agujetas, sobre todo al comienzo de la actividad.

Un recurso útil que puede ayudarnos es la homeopatía, su uso, inocuo y sin efectos secundarios puede ayudarnos a combatir tanto las agujetas, como la sobrecarga muscular, como el resto de complicaciones. Es importante acudir a un profesional sanitario  que pueda aconsejarnos.

Además de la homeopatía, pueden ayudarnos los masajes tanto en la zona lumbar , en el cuello, espalda, como en las piernas, sólo estarían desaconsejados los directamente en el abdomen.

 


..................................................................................................................................