ACCIDENTES DE VERANO EN NIÑOS Y HOMEOPATÍA, ¿CÓMO PODEMOS USARLA?

Accidentes de verano en niños y homeopatía, ¿cómo podemos usarla?

Los meses de verano se caracterizan por un aumento de los accidentes domésticos, especialmente entre los más pequeños de la casa, aunque fuera de ella también, sobre todo, los accidentes de tráfico. Respecto a estos últimos, la principal medida es cumplir la normativa de tráfico en cuanto a las medidas de sujeción y cómo deben sentarse los niños dentro del vehículo.

Según la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) uno de cada tres accidentes infantiles se produce durante los meses de verano, por lo que es importante tener en cuenta este dato si queremos pasar unas vacaciones sin sobresaltos. Del mismo modo, es importante conocer cuáles son los más habituales y tomar una serie de medidas preventivas para evitarlos. Así, en lo referente a los accidentes domésticos, destacan los golpes, contusiones o heridas, las quemaduras, los atragantamientos y asfixias, y las intoxicaciones y envenenamientos. La mayoría de los accidentes suelen ser leves, si bien con los dos últimos casos es necesario ser más activo y si se sospecha de que revisten gravedad hay que acudir con urgencia al médico para que adopte las medidas pertinentes.

Las quemaduras pueden ocasionarse por una exposición solar indebida o por el contacto con algún sólido o líquido caliente. Las primeras se pueden evitar siguiendo los consejos de fotoprotección recomendados por los expertos en dermatología, y los segundos aumentando la vigilancia y la seguridad en el hogar. Para ambas situaciones podemos recurrir a la homeopatía, ya que existen medicamentos homeopáticos aptos para el tratamiento de estos trastornos, por lo que te recomendamos que consultes las opciones con tu médico homeópata.

Las medidas preventivas para evitar estos accidentes se basan principalmente en un mayor control de los pequeños en el hogar  y en tratar de no tener al alcance de ellos los objetos o sustancias peligrosas para ellos, como los productos de limpieza o los medicamentos.

En general, la homeopatía es eficaz para el abordaje de las consecuencias de estos trastornos  propios del verano, ya que alivia la irritación de la piel, pequeñas heridas y cortes superficiales, quemaduras leves, picaduras de insectos, eritemas y rasguños. Los medicamentos homeopáticos reducen también el dolor producido por las heridas y quemaduras.

Además, no debemos olvidarnos que no se han descrito efectos adversos secundarios relevantes asociados a la toma de medicamentos homeopáticos. También hay que tener en cuenta que al administrarse con facilidad los más pequeños de la casa suelen aceptarlos bien, y  se presentan en formatos cómodos de transportar, algo que a la hora de preparar la maleta para el viaje siempre se agradece.

 


..................................................................................................................................