6 USOS DE LA HOMEOPATÍA PARA LOS BEBÉS

 

La homeopatía es eficaz para el abordaje de patologías frecuentes en bebés. Hacemos un repaso de seis de ellas y además te proponemos unos consejos para que apliques a la par que tratas con medicamentos homeopáticos a tu hijo, ya que te ayudarán a que afronte mejor estos trastornos.

1. Los primeros dientes provocan mucho malestar entre los más pequeños de la casa por el dolor que ocasionan. La homeopatía se emplea en el abordaje de esta molestia, pero además puedes adoptar una serie de medidas. Mantener al bebé hidratado es muy importante, pero también puedes tener un anillo de dentición refrigerado que le proporcione alivio en los momentos de dolor más intenso.

2. El eritema del pañal es otro de los trastornos para los que la homeopatía es una opción. En estos casos debes tener en cuenta estos consejos:

Mantén las nalgas limpias y secas
Cambia el pañal con frecuencia y deja la zona al aire el mayor tiempo posible
Límpiale bien al cambiarle con agua templada y, si quieres, con un jabón muy suave. Después,  deja que se seque antes de ponerle el pañal.

3. La fiebre no es una enfermedad, sino un síntoma que generalmente indica que hay una infección en el organismo. No obstante, en un principio no hay que alarmarse si nuestro bebé tiene fiebre. Además de recurrir a la homeopatía, debes destapar al bebé, darle de beber, y bajar la temperatura de la habitación.

4. Si no te come, no insistas ni le castigues, hay que quitarle importancia al hecho de no comer. No debemos usar la comida como castigo o premio, simplemente tenemos que buscar que ese momento del día sea agradable, y también darle al niño cierta capacidad de elección. En cualquier caso, existen medicamentos homeopáticos para estas situaciones.

5. El Molusco contagioso es una enfermedad vírica común en la infancia que presenta pequeñas erupciones cutáneas. Estas lesiones suelen aparecer en el tronco, las extremidades y la cara. Se dan más casos en verano y en niños que van a la piscina pues son entornos que facilitan el contagio, que principalmente se produce por contacto directo.

Son muchos los padres que descubren la homeopatía cuando sus hijos tienen esta enfermedad. La razón es que el tratamiento convencional se basa en un raspado realizado por un dermatólogo, y esto es molesto, doloroso y en ocasiones, con el tiempo, vuelven a salir las lesiones.

Consejos que debes tener en cuenta:

Adoptar medidas higiénicas preventivas para evitar el contagio
No dejar que el niño se rasque pues se extenderían las lesiones
La piel debe estar hidratada

6. Otra de las preocupaciones de los padres son los trastornos del sueño que presentan a veces los más pequeños de la casa. En estas situaciones hay que respetar el ritmo del sueño, reducir las actividades estimulantes por la noche (consolas, juegos…), así como bebidas excitantes. Ante cualquier duda, lo mejor es que consultes con tu profesional de la salud.


..................................................................................................................................