CÓMO HACER FRENTE A UN ESTRÉS CONTINUADO DURANTE LA MATERNIDAD

 

 

 

 

El estrés forma parte de la vida, de hecho es una reacción natural del organismo ante determinadas circunstancias. A veces ocurre que durante la maternidad podemos encontrar momentos de más estrés por las dificultades que entraña criar un hijo, algo que puede complicarse aún más, sobre todo si tenemos que trabajar y conciliar.

Este trastorno puede convertirse en un problema importante si no sabemos gestionarlo, ya que puede derivar en una serie de síntomas que van a mermar nuestra calidad de vida. Estos síntomas son diversos, nos podemos sentir más fatigados e irritables, e incluso hiperactivos. También podemos presentar dolor de cabeza, dolores musculares, molestias gastrointestinales… El abanico es muy amplio y hay que estar muy pendiente, pues incluso puede afectar al sueño.

Debemos afrontar el estrés con tranquilidad y tratar de gestionarlo eficazmente adoptando hábitos saludables, que pueden comprender desde cuidar más nuestra alimentación (si estamos además en periodo de lactancia, con más razón) hasta practicar algo más de ejercicio e incluso buscarnos un hobby. Dedicarnos unos diez minutos al día también nos puede ayudar a evadirnos por unos instantes y aparcar el estrés durante unos segundos.

Una forma de abordar el estrés o la ansiedad es recurrir a la homeopatía. Como ya sabemos los medicamentos homeopáticos son aptos para toda la familia y también para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, bajo la supervisión de un profesional de la salud. Además, gracias a la homeopatía sentirás alivio sobre diferentes síntomas psíquicos (trastornos del  sueño, ansiedad, irritabilidad), físicos (dolor de cabeza, alteraciones  digestivas, contracturas musculares) y comportamentales (falta de concentración, apatía, intolerancia al ruido).

También has de tener en cuenta que puedes dejar de tomar los medicamentos homeopáticos sin miedo a sufrir efecto rebote. Al mismo tiempo te permiten mantener tu ritmo de vida normal porque no afectan a la memoria ni a la capacidad de concentración. Tampoco influyen en tus reflejos, de modo que puedes conducir con tranquilidad.

Al mismo tiempo, hay que tener en cuenta que si sufrimos un estrés continuado nuestro cuerpo puede aumentar el consumo de magnesio y aunque una alimentación variada y equilibrada ayuda a mantener su nivel óptimo, algunos grupos de personas necesitan un aporte extra porque el gasto de este mineral es mayor. El organismo necesita magnesio porque ayuda a disminuir el cansancio, la fatiga y a una función muscular normal.

Del mismo modo, las vitaminas B1, B6, B12 y PP contribuyen a las funciones psicológicas normales. Mientras que el selenio contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario. En este sentido, destacamos Magnesium 300+®, de Laboratorios BOIRON, que aporta al organismo 300 miligramos de magnesio al día junto con la combinación de vitaminas del grupo B y E y selenio.

El organismo absorbe mejor el magnesio cuando su ingesta se distribuye en varias dosis a lo largo del día. Por ello, se recomiendan dos tomas diarias de dos comprimidos de Magnesium 300+® en adultos y adolescentes mayores de 12 años después del desayuno y de la cena.


..................................................................................................................................