COMO CALMAR LA TOS DE LOS NIÑOS CON HOMEOPATÍA

Según datos del clubdelafarmacia.com, se calcula que aproximadamente un 7% de las consultas realizadas en la oficina de farmacia se debe a la tos infantil. La tos es uno de los síntomas más comunes derivados de las infecciones víricas estacionales. Realmente es un mecanismo de defensa que nos ayuda a expulsar las secreciones víricas, sin embargo puede llegar a ser muy molesto especialmente cuando se prolonga en el tiempo.

En invierno, a consecuencia de las patologías invernales y la mayor presencia de los virus que las desencadenan, especialmente los relacionados con los catarros comunes y la gripe, es más frecuente padecerla. En el caso de los niños, los contagios que suelen darse en guarderías y colegios propician estos trastornos y en ocasiones algunos de sus síntomas como la tos. Sin embargo, no hay que alarmarse pues si adoptamos unas pautas y seguimos las recomendaciones del pediatra de nuestro hijo la tos remitirá en unos días.

Cuando nuestro hijo presenta tos debemos saber que principalmente hay dos tipos: la tos seca y la tos blanda. La primera, es irritativa, bastante incómoda y en ocasiones causa dolor. No produce expectoración y además de ser irritante tiende a generar cansancio en la persona que la sufre, por lo tanto es recomendable calmarla. Entre sus causas se hallan las infecciones víricas estacionales, sobre todo laringitis, traqueobronquitis, etc., aunque también puede estar provocada por el entorno, es decir, el frío, la contaminación, el humo, etc.

Generalmente, la tos suele evolucionar pasando de una tos seca a una tos blanda. Con frecuencia ambas se compaginan, de modo que la tos puede ser blanda por la mañana y seca por la tarde o al revés. La tos blanda ayuda a expulsar las flemas.

Al toser se expulsan microorganismos que pueden alcanzar una distancia de hasta 2 metros. Por ello, es importante adoptar medidas de higiene para evitar contagios y concienciar a los más pequeños que han de taparse la boca cuando tosan y mantener las manos limpias en todo momento.

Para calmar la tos de nuestros hijos podemos abrigar la zona del cuello con bufandas o ropa preparada para ello. También es recomendable que tomen sopa o caldos templados, ayudarles a dormir si tienen tos nocturna elevando la cabeza con respecto al plano de la cama, no tener la calefacción muy alta y humidificar el ambiente.

La homeopatía es una opción preventiva a la que también puedes recurrir, ya que es eficaz para el abordaje de este trastorno y para aliviar todo tipo de tos. Los medicamentos homeopáticos son aptos para los niños y además resultan fáciles de administrar. Puedes informarte de las distintas opciones que presenta esta terapia médica para tratar la tos acudiendo a un profesional de la salud formado en la misma para que te aclare las posibles dudas.


..................................................................................................................................