CÓMO TRATAR LA GRIPE CON HOMEOPATÍA DURANTE EL EMBARAZO

Si llevas una vida sana y sigues las pautas establecidas por el profesional de la salud en el que confías, tu embarazo puede desarrollarse con total normalidad disfrutando así de una de las etapas más bonitas de tu vida. Esto no quiere decir que en algún momento de la gestación padezcas algún trastorno de salud común ocasionado por algún contagio o descuido, como por ejemplo la gripe estacional, y seguramente te plantees qué debes hacer y cómo tratarte.

Primero, debemos considerar que la posibilidad de contagio de esta enfermedad común se incrementa principalmente durante los meses de más frío, de noviembre a febrero. Las probabilidades de contraer esta patología aumentan por tanto, durante este periodo, sin embargo actuando a tiempo no es necesario alarmarse.

Una de las principales preocupaciones de la mujer embarazada cuando enferma es la medicación. Son muchas las informaciones que circulan respecto a los fármacos y la posibilidad de provocar algún tipo de malformación en el futuro bebé, lo que contribuye a esta sensación. De hecho, la mayoría de los medicamentos están contraindicados en el embarazo, produciéndose un temor justificado entre las madres. Por todo ello, algunas mujeres deciden acudir a la homeopatía para abordar ciertos trastornos comunes, como la gripe, o algunos característicos de este periodo, como las náuseas o vómitos.

Los medicamentos homeopáticos se recomiendan en mujeres embarazadas, siempre bajo supervisión médica, por diversos motivos, pero uno de los más importantes es que no se han descrito efectos adversos secundarios asociados a su toma. Además, otra de las características de estos medicamentos es que son respetuosos con el organismo de la persona, porque trabajan con su cuerpo y no contra él.

La homeopatía es, por tanto, eficaz para la prevención y el tratamiento sintomático de los procesos gripales (resfriados o catarros) o la gripe. Los medicamentos homeopáticos pueden emplearse de forma preventiva y administrarse en pacientes sensibles, no sólo embarazadas, sino también en personas polimedicadas, pacientes crónicos, además de ser recomendados en pediatría. En el caso concreto de la gripe se puede recurrir a ellos para mantener a la familia prevenida frente a estos trastornos minimizando de este modo los contagios y cuidar por ende la salud de la mujer embarazada.

Para completar tu bienestar durante el embarazo y prevenir la gripe, te aconsejamos que leas con detenimiento esta serie de consejos:
» Ventila diariamente tu hogar, humidifica para que al aire no se reseque mucho, y utiliza la calefacción con moderación (se recomienda que no supere los 18 ºC).
» Todos los miembros de la familia deben lavarse las manos con agua y jabón con frecuencia y hay que evitar compartir objetos personales y de higiene.
» Seguro que estás cuidando tu alimentación, pero si quieres orientarla específicamente a la prevención de la gripe, es recomendable que tomes alimentos ricos en vitamina A (lácteos, huevo, zanahoria, calabaza, etc.), vitamina C (cítricos, kiwi, mango, brócoli, etc.), y vitamina D (salmón, caballa, sardinas, etc.).
» Toma una gran cantidad de líquidos a una temperatura adecuada (ni frío ni calor), y tu organismo lo agradecerá.


Consulta con tu médico ó ginecólogo ante cualquier duda que tengas y disfruta de tu embarazo de forma sana.


..................................................................................................................................