HOMEOPATÍA EN EL EMBARAZO

El embarazo es una etapa de la mujer que según cada caso se experimenta de distinta manera, pero en un principio si llevas una vida sana y sigues las recomendaciones de tu ginecólogo, todo tiene que desarrollarse dentro de la normalidad.


A pesar de ello, debemos tener presente que este periodo constituye una nueva situación fisiológica y como tal en ocasiones provoca que nuestro organismo sufra alguna alteración debido a trastornos vinculados a la diferente situación hormonal, circulatoria, etc.

 

Los primeros síntomas que pueden aparecer son los más conocidos: náuseas, vómitos, trastornos digestivos diversos, tensión mamaria, congestión uterina y pélvica, cansancio, cambios de humor, etc.  Al mismo tiempo, también es probable sufrir trastornos circulatorios, especialmente porque la madre debe aumentar su masa sanguínea para contribuir al desarrollo del bebé, y esto puede alterar el retorno venoso, crear sensación de pesadez en las piernas e incluso favorecer la aparición de varices o hemorroides.
A veces se siente ardor de estómago o reflujo gastroesofágico, ocasionados principalmente por la compresión que sufre el estómago por parte del útero o la pérdida del tono muscular.  Y en otros casos resultan comunes anomalías en el tránsito intestinal generando estreñimiento ocasional.


Otros síntomas como cansancio, problemas para dormir, alteraciones comportamentales como sentirse más alterada que de costumbre, más sensible o incluso estar más estresada o con más ansiedad de lo normal, son también propios de esta etapa. Si se adquieren malos hábitos posturales debido a la sobrecarga abdominal los dolores de espalda pueden constituir otra molestia típica de la gestación.
Estos son algunos de los trastornos propios del embarazo, aunque es importante destacar que la intensidad y el momento de sufrirlos varía de una mujer a otra y que no en todas se manifiestan. No obstante, es importante saber que actualmente existen tratamientos médicos que pueden emplearse durante el embarazo y aliviar cada una de estas molestias. Este es el caso de los medicamentos homeopáticos, de hecho según el I Estudio de Uso y Conocimiento de la Homeopatía (2010-211), desarrollado por Laboratorios Boiron, el 25 por ciento de los usuarios españoles de homeopatía recurren a ella, “porque los medicamentos homeopáticos pueden tomarse durante el embarazo”. Además, este informe recoge también que, en general, las mujeres recurren a la homeopatía más que los hombres en todos los tramos de edad y, en particular, entre los 30 y los 50 años.


La homeopatía en la época del embarazo y siempre bajo la supervisión de tu ginecólogo puede ser una aliada de utilidad, tanto para patologías comunes que pueden aparecer durante el periodo de gestación como catarros, gripes, etc., como para las afecciones propias de esta etapa.


Los medicamentos homeopáticos tienen distintas ventajas que los hacen aptos para este momento tan especial de tu vida. Por ejemplo, no se han descrito efectos secundarios adversos asociados a su toma ni tampoco presentan interacciones o contraindicaciones. También debes saber que estos medicamentos sólo se venden en farmacias. Por último, si tienes cualquier duda lo mejor es que consultes con tu profesional de salud.


..................................................................................................................................