LAS OLEAGINOSAS: UNA AYUDA PRECIOSA PARA EL DESARROLLO DE SU BEBÉ

Las grasas alimentarias se consideran, erróneamente. “mala comida”, pues a menudo escuchamos decir que debemos evitar su consumo. En general, podemos hablar de tres tipos de grasas: las imprescindibles para el organismo, las que deberíamos tener cierta cautela en cuanto a su cantidad y las que debemos evitar, tanto como sea posible.

Las oleaginosas (nueces, almendras, avellanas, piñones, anacardos, nuez de Brasil, nuez de macadamia) y las distintas semillas (de sésamo, linaza, girasol, calabaza o chía) son extremadamente ricas en grasas beneficiosas para el organismo. Además de su excelencia, estas grasas suministran innumerables nutrientes importantes (por ejemplo, la vitamina E) y también minerales de gran valor para el desarrollo del bebé.

Debemos, por lo tanto, incluirlas diariamente en nuestra dieta, en su forma natural (evitando las fritas, tostadas o saladas), ya sea en meriendas, batidos o añadirlas deshechas en las ensaladas. En caso de deshacerlas, debe consumirlas inmediatamente para evitar la degradación de sus fantásticos aceites.

Si bien son beneficiosas, el organismo sólo necesita una cierta cantidad, por lo que hay que tener cuidado de no exagerar en las cantidades, dado que, como su propio nombre indica, las oleaginosas poseen gran cantidad de grasa que, a pesar de provechosa, puede generar un aumento de peso no deseado. Sin embargo, no tengas miedo de comer un puñado de 2 a 3 veces al día.

np.com.uawww.np.com.uaБронирование отелей

..................................................................................................................................