S.O.S: DIABETES GESTACIONAL – LA DIABETES DE LA EMBARAZADA

La diabetes gestacional (o diabetes del embarazo) ocurre cuando, por diferentes razones, la mamá no es capaz de mantener los niveles de azúcar (glucosa) dentro del rango considerado normal. Algunos factores de riesgo para la diabetes gestacional son el sobrepeso, antecedentes familiares de diabetes tipo II (aquella que empieza con la toma de pastillas), edad superior a 35 años, presencia de una diabetes gestacional en el embarazo anterior o nacimiento previo de un bebé con más de 4 kg.

Durante el embarazo, tu médico, a través de análisis de sangre y a veces recurriendo a pruebas específicas (por ejemplo, beber agua con azúcar y extraer sangre 1 hora más tarde), evalúa la presencia de este tipo de diabetes. Tener diabetes durante el embarazo puede ocasionar diversas consecuencias para la mamá y para el bebé. Ante todo, el bebé no es diabético y las consecuencias para él sobrevienen sólo del mal control de los niveles de azúcar de la mamá, es decir, si se controlan sus niveles de azúcar, su bebé estará bien.

Cuando los niveles de azúcar no están bien, esos bebés reciben azúcar adicional y por eso tienen un tamaño mayor (este crecimiento es evaluado a lo largo de las ecografías de rutina); pero a pesar del tamaño son más inmaduros (desde el punto de vista respiratorio), necesitando frecuentemente de incubadora después del nacimiento. Además, presentan una mayor probabilidad de tener un color amarillento al nacer (ictericia), exigiendo por ello, algunos cuidados médicos específicos. Por esa razón, después del diagnóstico de diabetes, la embarazada debe consultar con un especialista, que existe en los diferentes hospitales.

Para la mamá es sobre todo una señal de advertencia, pues significa que tiene mayor probabilidad de tener diabetes más adelante, y que deberá poner atención a su dieta, peso y ejercicio regular, para el resto de su vida. Al final del embarazo, si la mamá ha manifestado diabetes durante la gestación, se repetirá la prueba de azúcar (beber agua con azúcar y hacer análisis de sangre 1 hora después), para verificar si la diabetes ha desaparecido (suele ocurrir en gran parte de las mujeres embarazadas con diabetes gestacional) o si se ha quedado con algún trastorno en el control de los niveles de azúcar en la sangre (diabetes o prediabetes).

No siempre es posible evitar una diabetes gestacional (porque a veces se relaciona con las características genéticas de la mamá y características hormonales del embarazo), pero una dieta equilibrada durante la gestación, la práctica de ejercicios físicos regulares (respetando las indicaciones del obstetra) y el control de peso, son factores muy importantes que están a tu alcance. Por eso, insistimos en esta toma de actitudes para evitar o retrasar, lo más posible, el aparecimiento de la diabetes gestacional.

np.com.ua/холодильні вітриниwww.np.com.ua

..................................................................................................................................