ESTADO NUTRICIONAL EN EL MOMENTO DE LA CONCEPCIÓN – MAXIMIZAR TU FERTILIDAD

La preparación de la gestación aumenta las probabilidades de quedar embarazada y permite generar un bebé sano. Lo que haces en el mes antes de la concepción, cuando el óvulo está madurando, es extremadamente crítico.

La fertilidad y la velocidad de concepción dependen de varios factores – psicológicos, físicos, ambientales –. Pero sobre todo tu nutrición, especialmente tu estado vitamínico y mineral, juegan un papel crucial.

Casi todas las personas que vemos en consulta presentan señales de deficiencia en algunos nutrientes clave. Sin embargo, aunque una alimentación pobre en todo lo que se necesita no llega a ser de hecho definitivo, puede volverte infértil y reducir tus posibilidades de quedarte embarazada.

Hacer una dieta equilibrada que fortalezca los niveles de todos los nutrientes esenciales, es la mejor manera de lograr una buena salud y maximizar tu fertilidad.

El Zinc (presente en las ostras, cordero, frutos oleaginosos, yema de huevo, centeno, avena) es fundamental para la salud reproductiva. La infertilidad, el bajo impulso sexual y los problemas menstruales han sido relacionados a niveles inadecuados de este mineral. Junto con la vitamina B6 (presente en la coliflor, berros, plátanos y brócoli), el zinc afecta a todas las partes del ciclo sexual femenino.

Las grasas son una parte importante de nuestra dieta, pero, mientras las grasas saturadas perjudiciales (alimentos procesados, carne, productos lácteos) son abundantes, los tipos beneficiosos están en déficit. Los pescados grasos, como la caballa, arenque, sardinas y salmón, son ricas fuentes de ácidos grasos esenciales denominadas Omega 3. Algunos frutos oleaginosos y semillas frescas, no saladas, también son ricas en otra grasa esencial, la Omega 6. Tal como el zinc y la vitamina B6, las grasas Omega 3 y 6 en equilibrio son necesarias para el funcionamiento normal de las hormonas.

Nuestro organismo necesita antioxidantes a partir de la alimentación. Si estos están en falta, envejecemos más rápido, nos enfermamos y nos volvemos menos fértiles.

Así que necesitamos un buen aporte de los siguientes nutrientes:

‒ Vitamina A (beta caroteno) – zanahorias, patatas, albaricoques, calabaza y berros.
‒ Vitamina C - vegetales verdes, pimientos, kiwis, tomates, cítricos y las bayas - arándanos y frambuesas.
‒ Vitamina E - frutos oleaginosos, semillas, pescado azul, aguacate, frijoles y patatas.
‒ Selenio - castañas de Pará, sésamo, atún fresco, repollo y cereales integrales.
‒ Fitonutrientes - frutas y verduras de todos los colores - remolacha, arándanos, albaricoques, pimientos y verduras de hoja verde oscura.

 

Protégete de los antinutrientes (sustancias que agotan los recursos vitales de tu sistema y al mismo tiempo no aportan nada en términos nutricionales), tales como los alimentos refinados (azúcar y alimentos preparados con harina blanca); el alcohol; cigarrillos, cafeína, y limita la exposición a metales tóxicos como el mercurio y el aluminio.

Y no podríamos dejar de hablar de tu peso, porque tener sobrepeso o peso insuficiente puede afectar tu fertilidad. Por lo tanto, mantén un peso adecuado a tu estatura.

np.com.uaпекарское оборудованиеоборудование для фаст фуда

..................................................................................................................................