LACTANCIA Y ANTICONCEPCIÓN

La anticoncepción durante la lactancia es fundamental para evitar un embarazo no deseado. Tan pronto haya una disminución de la cantidad de toma por el bebé, la protección natural anticonceptiva se reduce. La pareja no debe decidir, por sí sola, comenzar la utilización de un método anticonceptivo.

MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS

 

MÉTODOS HORMONALES

Anticoncepción oral con progesterona o “minipíldora”

La minipíldora contiene únicamente la hormona femenina progesterona. El método, cuando usado diariamente y de manera correcta, es muy efectivo durante la lactancia.

Anticoncepción oral combinada o “píldora”

La anticoncepción oral combinada contiene progesterona y estrógeno. Se recomienda su uso sólo después de terminar la lactancia exclusiva.

Implante subdérmico

El implante subdérmico consiste en seis cápsulas insertadas bajo la piel del brazo de la madre. Contiene levonorgestrel, una hormona femenina. Se recomienda su inserción sólo seis semanas después del parto.

 

NO HORMONALES

Preservativo

No afecta a la lactancia y no tiene contraindicación.

Diafragma

No tiene ningún efecto sobre la lactancia. Una vez que el útero está dilatado después del parto, el médico asistente deberá indicar cuál es la medida correcta.

Dispositivo intrauterino (DIU)

Es muy efectivo para evitar el embarazo. Las madres que amamantan podrán colocar el DIU cuando el útero recupere su tamaño y forma originales.

EVITAR UN NUEVO EMBARAZO MIENTRAS AMAMANTA

Conoce las posibilidades de elección de un método anticonceptivo adecuado que permita a la pareja prevenir un embarazo no deseado, en un período en que los padres deben estar muy disponibles para su bebé.

Los especialistas consideran que inmediatamente después de un embarazo no debe suceder otro. Hay algunos factores condicionantes, pero no impeditivos, que están relacionados con el vínculo entre la madre y el bebé recién nacido, así como la necesidad de estar disponible para su hijo. Desde un punto de vista físico, la madre está lista para tener otro embarazo en pocos meses. No obstante, bajo el punto de vista emocional se considera conveniente que espere alrededor de dos años. De esta manera, es necesario que la madre y el padre tomen precauciones para que no ocurra un embarazo no deseado, advierte Rui Ribeiro, especialista en Ginecología y Obstetricia.

IMPORTANCIA DE LA FRECUENCIA DE LAS TOMAS

Si estás amamantando exclusivamente con leche materna, si no has tenido ninguna menstruación y si el bebé no ha cumplido 6 meses, es posible que las probabilidades de quedarte embarazada no sean superiores a un 2%, refiere el obstetra.

Sin embargo, la fertilidad aumenta tan pronto como el bebé deje de amamantarse – más de cuatro horas durante el día y seis horas durante la noche. La fertilidad es diferente de una mujer a otra debido a que, a veces, con independencia del horario del amamantamiento, hay mujeres que tienen un reinicio precoz del ciclo menstrual en los primeros meses de lactancia, mientras otras – aunque estén dando suplementos alimenticios al bebé – no entran en período fértil tan pronto, teniendo que esperar hasta 24 meses tras el parto para que su ciclo menstrual se reinicie. A veces, el primer ciclo menstrual es tan sólo una señal de aviso y no de fertilidad, pero lo ideal es contar con que es un aviso real; cualquier sangrado o mancha de sangre que duren más de un día, deben considerarse como una advertencia de fertilidad.

Rui Ribeiro añade que es importante tener en cuenta que tan pronto ocurra una disminución en las tomas del bebé – porque han sido reemplazadas por otros alimentos – la protección natural anticonceptiva se reduce y, entonces, debes plantearte el uso de otros métodos.

La anticoncepción durante la lactancia se prescribe siempre que la madre y el padre así lo deseen, porque se trata de una opción de la pareja. Por lo menos debe ser entendida como tal, informa el doctor.

LA LACTANCIA NO SUSTITUYE LA ANTICONCEPCIÓN

Si la madre ha decidido amamantar, la lactancia materna es, por si sola, anticonceptiva. La hormona prolactina, estimulante de la lactación de las glándulas mamarias, hace que no haya ovulaciones regulares. No habiendo ovulaciones, no habrá óvulos disponibles para fecundar y, por consiguiente, no se produce un embarazo. Sin embargo, no siempre es así. A veces hay oscilaciones en los índices de prolactina y puede ocurrir una ovulación, aun cuando esté produciéndose una lactancia regular. Esta situación puede provocar un embarazo no deseado. De esta manera, aconseja el obstetra, conviene que la madre utilice algún método anticonceptivo después del parto y durante la lactancia.

LA ANTICONCEPCIÓN DEBE SER ADAPTADA A CADA PAREJA

Es primordial utilizar una anticoncepción correcta. Sin embargo, la pareja no debería decidir sola, el uso de un método anticonceptivo. Esta decisión debe siempre evaluarse y discutirse con el médico asistente. Como señala Rui Ribeiro, durante la lactancia el método más común es la anticoncepción con progesterona. Cuando los niveles de progesterona suben, los ovarios inhiben la ovulación. Es un método anticonceptivo perfectamente eficaz y está entre los métodos hormonales más inocuos, en cuanto a la lactancia. Aunque la hormona pueda transportarse por la leche, no contiene elementos agresivos para el recién nacido.

OTROS MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS

El preservativo es un método que puede utilizarse en cualquier momento, incluso durante la lactancia. El problema del preservativo, advierte el especialista, tiene que ver con la calidad del método. Usado correctamente, es un buen método anticonceptivo. Sin embargo, a menudo sólo se utiliza en el momento de la eyaculación y, por lo tanto, pierde su eficacia como método anticonceptivo. Hay parejas a las que no les gusta este método; no obstante, es un buen método y puede reemplazar cualquier método hormonal, informa Rui Ribeiro.

El dispositivo intrauterino (DIU) es un método que necesita un espacio de tiempo entre el parto y su aplicación. Aunque pueda usarse durante la lactancia, no puede ser colocado inmediatamente. El DIU es un método también efectivo, pero con un mecanismo de acción distinto de los métodos hormonales. Para aplicar el DIU, procedimiento realizado siempre por el médico asistente, conviene esperar por lo menos 8 semanas después del parto, para que el útero recupere su forma normal.

Texto de Maria João Sá Nunes

Con la participación de Rui Ribeiro, médico especialista en Ginecología y Obstetricia


..................................................................................................................................