LA ESTANCIA EN EL HOSPITAL

Planificar la permanencia en el hospital, la maleta del bebé y de la madre, así como la gestión de las visitas, son detalles importantes para la pareja que está a punto de asistir al gran momento del nacimiento.
Cuando quede alrededor de tres semanas para la fecha prevista del parto, los futuros padres deben empezar a planificar y a pensar en su estancia en el Hospital.


Durante varios años, el Bloque Obstétrico y toda su dinámica funcional eran desconocidos de la población hasta al día del parto. «La madre es obligada a salir de su entorno, privada de todos sus objetos personales, sometida a técnicos que no conoce, ignorando efectivamente su trayecto en este servicio. Todo eso son factores que generan inseguridad, miedo y ansiedad», refiere Sílvia Lourenço, enfermera posgraduada en Psicología del Embarazo y de la Parentalidad.

Con el objetivo de reducir el nivel de tensión de la pareja, se propone que haya una familiarización con el servicio y con el equipo de salud, por medio de un contacto previo al día del parto. Al hacer una visita programada al Bloque Obstétrico, antes de la fecha del nacimiento, los hospitales y las maternidades garantizan disponibilidad total. Este hecho permite que el día del internamiento, la mujer se preocupe únicamente con las cuestiones referentes a su desempeño durante el parto.

 


GESTIÓN DE LAS VISITAS A LA MADRE Y AL BEBÉ

Aunque los regímenes de visitas varían de hospital a hospital y del sector público al privado, hay reglas que los profesionales recomiendan, en atención a la necesidad de descanso y salud de la madre y del bebé. Los visitantes deben permanecer el menor tiempo posible con la madre y el bebé. Aquellos que presenten cualquier síntoma de enfermedad (por ejemplo, tos, nariz goteante, etc.), deben abstenerse de tocar al bebé; lo ideal sería que ni siquiera hicieran la visita. También hay que evitar regalar flores de aroma muy intenso o que liberan mucho polen, por el riesgo de causar alergia al bebé. Los visitantes que quieran regalar un «mimo dulce» a la madre, deberán informarse junto de los profesionales de la salud, para saber si está permitido.

 


LA MALETA

No dejes todo para el último momento porque lo más probable es que, con la ansiedad, te olvides de algo. Ante todo, infórmate junto con tu médico asistente (Obstetra o Médico de Familia) o con el establecimiento hospitalario elegido, qué artículos debes colocar en la maleta. Lo que puedes llevar depende de, si es un hospital o maternidad del Estado o un hospital privado o clínica particular. Cada hospital es diferente; en algunos suministran prácticamente todo, mientras que en otros piden que se lleve la mayor parte de los artículos.

La enfermera Sílvia Lourenço sugiere que las parejas hagan una visita previa al hospital o maternidad donde van a tener a su bebé, con el fin de conocer las instalaciones y poder hablar con algunos profesionales que trabajan allí. Así, pueden obtener una lista de los artículos indispensables a la estancia. De acuerdo con la especialista, también la gestión de visitas es fundamental para la tranquilidad y descanso de la madre y del bebé que acaba de nacer.



LA MALETA PARA EL HOSPITAL


No existe una lista única. Según el hospital, así son las necesidades. Confirma esta lista con tu médico o con el hospital donde el bebé va a nacer, y señala los ítems necesarios.

Artículos para la madre:

- Tres camisones con abertura delantera
- Bata
- Dos pares de calcetines
- Zapatillas y chanclas de baño
- Toalla de baño y de cara
- Cuatro sujetadores de lactancia
- Seis pares de bragas de algodón o desechables
- Un paquete de compresas tocológicas súper absorbentes
- Discos absorbentes para los pezones
- Cepillo y elásticos de pelo
- Cepillo de dientes y dentífrico
- Champú
- Jabón
- Desodorante
- Crema hidratante corporal
- Lector de MP3
- Un libro
- Un móvil
- Análisis y pruebas que haya realizado antes del internamiento y los informes correspondientes
- Cartilla sanitaria de la embarazada y documentos personales
- Indicación de los medicamentos que suele tomar
- Muda de ropa completa, con zapatos, para regresar a casa.

Artículos para el bebé:
- Seis bodies o pijamas y camisones
- Tres pares de patucos
- Tres chaquetas de lana o de hilo
- Tres pañales de algodón
- Un paquete de pañales desechables para recién nacido
- Un paquete de toallitas húmedas
- Crema protectora contra las escoceduras (o dermatitis del pañal)
- Manta
- Gorra
- Portabebé (capazo) homologada para el transporte de bebés


Texto de Maria João Pratt
Con la colaboración de Sílvia Lourenço, enfermera posgraduada en Psicología del Embarazo y de la Parentalidad.



..................................................................................................................................